Select Page

Primeros rounds de… ¿cuántos?

Primeros rounds de… ¿cuántos?

“El hilo de la madeja” Nº 1

De Jesús Lozano Primeros rounds de… ¿cuántos?

1. Es loable que el presidente López Obrador dé pasos que serían inimaginables si hoy ocuparan la silla presidencial Ricardo Anaya o José Antonio Mead, aunque aún no queda claro la profundidad del cambio de rumbo.
2. A mes y medio de gestión, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, parece empeñado en librar batallas contra la corrupción tanto la histórica como la reciente. La cancelación del malogrado Aeropuerto en Texcoco y el combate al “huachicoleo”, son los primeros rounds de una pelea que parece podría durar todo el sexenio.
3. Hasta ahí, parece todo bien, pero ambos casos (NAIM y Huachicol), invitan a pensar que todavía no estamos ni de cerca de ir hacia el fin de la impunidad. Se ha dado a conocer que hay procesos iniciados contra individuos y empresas que se han beneficiado del enchapopotado negocio huachicol. Sin embargo, al momento de escribir esto, aún no se ha mencionado ni procedido contra ninguno de los peces gordos involucrados en la inocultable corrupción que supura en ambos casos: ex presidentes, gobernadores, altos funcionarios, empresarios.
Ni siquiera el descarado caso del dirigente sindical petrolero, Romero Deschamps, que con un desafiante, ostentoso y descarado enriquecimiento ilícito a la vista de todos, aún no ha merecido una mención directa como posible indiciado en los graves delitos contra el patrimonio nacional, derivados del robo de hidrocarburos.
4. Durante su campaña electoral, el entonces candidato López Obrador, adelantaba que no emprendería la persecución de los ex presidentes, ni una “cacería de brujas. La propia Rocío Nahle, ahora Secretaria de Energía, declaraba el 3 de Agosto de 2018, a un mes de la victoria electoral, que Romero Deschamps, no sería chivo expiatorio como lo fue en su momento “La Quina” y que “se trataba de construir para adelante”. En el caso del Aeropuerto, por ejemplo, no hay el menor indicio de que se vaya proceder contra los perpetradores de los malos manejos financieros ni los contratos sucios que han ido salido a la luz.
5. Todo parece indicar que estamos ante un repliegue o contención jurídico, tácticos. Si bien la derrota electoral de la derecha PRI/PAN y el pactismo del PRD, les arrancó el poder político, estos debilitados partidos no son los únicos polos de poder que se duelen de la derrota y velan armas para el momento en que hipotéticamente se presente el desquite, es decir, la venganza. El Estado sigue operando y siempre lo hará en función de los intereses del poder económico. Y con ellos, prestos al golpismo en el momento oportuno están empresarios, medios de comunicación, jerarquías eclesiásticas, mafias sindicales, el narco, el podrido aparato judicial, grupos corporativos de distinto color o el propio conservadurismo militante.
Todos ellos forman parte de una maraña de intereses, practicantes y beneficiarios de la corrupción política, económica y social. Sería ingenuo pensar que la sola llegada al poder del morenismo los desarticularía; por el contrario los volvería aún más peligrosos. Por ejemplo el poder económico, armado en el caso del narco, es de temer, como para no tomar con tiento los pasos a dar. El secreto está en amarrar al león sin pisarle la cola.
6. Es en este contexto en el que podría cobrar sentido el llamado al presidente a mirar “hacia adelante”. ¿Qué tan válido es dejar sin castigo tantos agravios, tanta transa, tanto robo, tanta burla, para no desestabilizar la ruta de una transformación aún incierta? Esa creo es una pregunta aún en el aire.
7. El gobierno de López Obrador se muestra por decir lo menos, contradictorio, dirigiendo al país a un rumbo incierto. Para algunos, entre ellos yo, causa escozor la asociación y espacios otorgados a personajes y grupos con nexos claros con los poderosos grupos empresariales o políticos: la alianza electoral con Elba Esther, el espaldarazo a Manuel Velasco para continuar con su cargo de gobernador mientras es Senador electo, sellado con un pacto parlamentario con el impresentable Partido Verde; el nombramiento de Moctezuma Barragán en la SEP, prominente ex presidente ejecutivo de fundación Azteca y de Empresarios por la Educación, (ambas con ideología derechista y privatizadora, (capitalista y neoliberal, pues). Una más, el hacerse de un Consejo Consultivo de Empresarios con presencia de Televisa, TV Azteca, Banorte, la petrolera Shell, los Vázquez Raña, Hank González, etc.
¿Cómo para qué demonios? ¿No es esto contradictorio con el objetivo central de la Cuarta Transformación de separar el poder político, del económico? La construcción del Tren Maya, con el rechazo a mi entender justificado de pueblos indios de la zona, pero “legitimado” con la machincuepa política de la consulta y la solicitud de “permiso” de la madre tierra.
8. Es muy interesante la desarticulación de los aparatos corporativos y clientelares del PRI, PRD y PAN, con la entrega directa de programas económicos. Estos jugaron, en el pasado, un papel fundamental en los fraudes electorales y el control político de la masa acostumbrada al asistencialismo. Eso reconfigurará el voto y la estructura política de manera aún insospechada.
9. En este escenario la izquierda parece desarticulada, oscilando entre el apoyo acrítico o la oposición que descalifica todo lo que emane del gobierno. Dentro los primeros está todo el morenismo y dentro de los segundos aparece el estridentismo del EZLN y la amargura del casi desaparecido PRD. Son épicas las batallas virtuales entre los aplaudidores de unos y otros. ¿No les parece desgastante y una pérdida de tiempo el darle lectura a uno sólo de esos irascibles intercambios de excremento insustancial que se da en las redes?.
10. La izquierda debería más bien estar discutiendo el papel que debe jugar en este periodo histórico, dentro y fuera de morena, en las luchas sindicales, en los medios, en las escuelas, en las organizaciones sociales, en los movimientos estudiantiles, en la construcción de alternativas organizativas. Conocemos los límites del proyecto de AMLO para construir un país justo, democrático, libre. ¿Lograremos descubrir nuestra propia ruta o seguiremos mamando de la sombra de otros?.

About The Author

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.