Seleccionar página

Niño de catorce, es quien descubrió adoratorio Maya

Niño de catorce, es quien descubrió adoratorio Maya
Fotografía de Erick Ruíz

En los últimos días, distintos medios de comunicación han anunciando el reciente descubrimiento de un altar maya en una de las cuevas que se encuentran debajo de la Ciudad de Playa del Carmen, donde se revela que el reporte fue hecho por protección civil y se da la localización del lugar previo a las investigaciones finales del INAH.

En entrevista para Brigada informativa Altavoz, Roberto Rojo director del Planetario el SAYAB y presidente del Circulo Espeleológico del MAYAB, informó que el hallazgo y registro del adoratorio encontrado dentro de una cueva, fue realizado hace un año por Talismán de Jesús Cruz Castillejos, un niño de 14 años que pertenece al Círculo Espeleológico.

Roberto aseguro que los representantes del INAH dieron respuesta inmediata dando registro en el catastro de vestigios de Quintana Roo; aclaró que la difusión del hallazgo estaba en pausa, debido a que los trabajos científicos de investigación del lugar están aún en proceso, comentó que en los últimos días se había filtrado la información a los medios y que con ello se dejó vulnerable el lugar, debido a que publicaron la ubicación del adoratorio.

“Eso no se debe de hacer por ética, por legislación, puesto que ahora quedó muy vulnerable el lugar.”

Talismán nos contó que su descubrimiento fue el 22 de febrero del 2019, luego de estar practicando con la patineta en compañía de sus amigos Rodrigo Rangel y Javier Barradas; su experiencia en la búsqueda de estas maravillas de la naturaleza, les permitió reconocer la cueva; simpático dijo que su espíritu aventurero y el compromiso que tienen con el círculo espeleológico les motivó a entrar sin casco ni equipo; una vez dentro, descubrieron lo que ellos llamaron en un inicio como “una casita”, a lo que posteriormente les corrigieron integrantes del INAH, el ser un adoratorio.

Este niño que actualmente tiene 15 años, nos dijo que posiblemente otras personas encontraron el altar, pero se le atribuye a él el descubrimiento debido a que fue quien dió aviso y pidió registro; comentó que es muy común que las constructoras tiren el monte y los trabajadores de construcción encuentren las cuevas, se metan a «chelear», que algunos se llevan los vestigios o los destruyen, evitan dar el aviso del hallazgo perdiendo así la historia y la cultura de la región.

Como él dijo de manera metafórica, “el libro de la cultura de Playa del Carmen aún tiene muchas páginas en blanco”. concluyó Talismán.

En el mes de diciembre de 2019 Brigada Altavoz, había hecho una visita al lugar. comprobamos que efectivamente la cueva se encuentra dentro de la mancha urbana, que es una cueva que tiene agua y poblada de murciélagos, se confirmó que la estructura del altar está dentro de la cueva, a unos cinco metros de la entrada por encima del agua en un cúmulo alto de rocas, mide alrededor de un metro y medio a lo largo y a lo alto; tiene paredes gruesas de estuco, y un aplanado grisáceo con dos puertas en las que se visualiza el interior que contiene una estalagmita de gran tamaño midiendo un metro de alto, está tiene una unión por la mitad como si hubiera sido reparada.

En los primeros días “ se decidió hacer una búsqueda alrededor de la estructura, donde se encontraron una vajilla de obsidiana, tres molares humanos y algunos fragmentos de vasija, algunos de ellos con cierta policromía”, nos dijo Roberto Rojo.

Roberto Rojo instruyó que cuando se encuentra algún vestigio, lo que se debe de hacer es no tocar nada, inmediatamente informar al Instituto Nacional de Antropología e Historia de la ubicación del hallazgo, comentó que mucha gente tiene miedo de dar aviso cuando los vestigios se encuentran en sus predios, puesto que creen que les van a quitar el terreno, y “el no dar aviso es lo peor que se puede hacer, ya que es ilegal y se pierde parte de nuestra historia”, también informó que si alguien tiene una pieza resguardada en su casa, “podrían ser custodios legales, existe esa posibilidad, pero se tiene que registrar ante el INAH.”

Sobre el Autor

Andrés

Licenciado en Comunicación y Periodismo por la Facultad de Estudios Superiores Aragón de la UNAM.De sus trabajo destaca el Documental “La Omisión: caso Julio César Mondragón”, la Cápsula "La Gota que derramo el Vaso" y el cortometraje "Con Mermelada y Miel".