Seleccionar página

Mujeres zapatistas: acordamos mantenernos vivas (fotogalería)

Mujeres zapatistas: acordamos mantenernos vivas (fotogalería)

Chiapas, México 2020. El pasado 27 de diciembre del 2019 se dieron cita distintas mujeres de varios países y México al «II Encuentro Internacional de Mujeres que Luchan» convocado por mujeres del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), el cual cumplió el día de ayer, 1ro de enero, 26 años de su levantamiento armado. 

Texto y fotos: Lilian Hernández

En el Semillero «Huellas del caminar de la Comandanta Ramona» del caracol Torbellino de Nuestras Palabras, fue el lugar que recibió a más de 3 mil 500 mujeres provenientes de México y el mundo.

El 2019 tuvo como mayor característica las movilizaciones feministas, mismas que demostraron a través de la organización de distintas colectivas, que la violencia feminicida, las desaparecidas y la impunidad son un problema globalizado.

Durante este segundo encuentro, las  zapatistas abrieron el espacio para la escucha, para encontrar caminos de organización y de justicia, y sabernos acompañadas para vivir libres. Las asistentes, tuvimos la oportunidad de mirarnos y saber que como mujeres que luchan, debemos organizarnos para que nuestra generación y las próximas vivan tranquilas… vivamos.

 

 

 

Compañeras Insurgentas y milicianas durante la inaguración del «II Encuentro Internacional de Mujeres que Luchan»

La Comandanta Amada tomó el micrófono en nombre de sus compañeras y se dirigió a las asistentes:

«Compañeras y hermanas bienvenidas todas a esta tierra zapatista; bienvenidas  las hermanas compañeras de distintas geografías en los cinco continentes; bienvenidas las compañeras hermanas de México y el mundo; bienvenidas las hermanas compañeras de las redes de resistencia y rebeldía y las compañeras del Congreso Nacional Indígena (Consejo Indígena de Gobierno)… Lo sabemos bien que sufriste para llegar hasta acá… lo sabemos bien que te costó tu esfuerzo y tu trabajo para conseguir la paga para poder hacer el viaje desde tu geografía hasta la nuestra, pero también, lo sabemos bien, que tu corazón está poco contento, pero de aquí te vas a encontrar con otras mujeres que luchan…» (sic)

Dos mujeres se abrazan en la explanada del semillero zapatista

 

Mujeres de distintas geografías 

En la bienvenida, la compañera Amada siguió leyendo el texto destinado para este encuentro, donde mencionó, que entre las más de 3 mil 500 mujeres asistentes, 49 de ellas eran provenientes de países como Alemania, Argelia, Bangladesh, Bélgica, Bolivia, Canadá, Chile, Colombia, Dinamarca, Finlandia, Francia, Grecia, Guatemala, Honduras, India, Inglaterra, Irlanda, Rusia, Siberia, Sirlanka, Suiza, Turquía, Uruguay, Venezuela, México, entre otros.

Mencionó que las compañeras zapatistas han observado que desde el Primer Encuentro realizado en marzo del 2018, han aumentado las violencias contra las mujeres, mismas que son perpetradas «con más brutalidad, saña, coraje, envidia, odio e impunidad».

«Y por este dolor, esta rabia que tenemos de no poder vivir libres, es que queremos mandar un grito de rabia a todo el mundo»

 

 

Mujeres de México y el mundo en el «II Encuentro Internacional de Mujeres que Luchan», en el semillero zapatista

Un llamado de atención y sanación

«Todas las que estamos aquí, y mucho más que no están presentes, somos mujeres que luchan, tenemos diferentes modos, es cierto, pero ya ves que nuestro pensamiento como zapatistas que somos es que no sirve que todas somos iguales de pensamientos y modos, pensamos que la diferencia no es debilidad, pensamos que la diferencia es fuerza poderosa, si hay respeto y hay acuerdo de luchar, juntas pero no revueltas. Entones te pedimos que compartas tu dolor, tu rabia, tu lucha con dignidad, y que respetes otros dolores, otra rabia y otras luchas dignas» (sic)

Se subrayó que una de las características principales de este segundo encuentro, sería el no permitir la presencia de ningún hombre «no importa si son hombres buenos, o si son hombres regulares o si son hombres… ni modos, no pueden estar aquí en estos días», dijo la comandanta con el fin de que las compañeras se sintieran contentas y seguras, para poder mostrar el dolor y la rabia por la violencia que se sufre «como mujeres, por el delito de quiénes somos, mujeres».

Exhortó a que se fuera compañera y hermana con las mujeres de juicio, ósea de edad, respetarlas porque «no son nuevas en la lucha, de como mujeres que somos, sus canas, sus enfermedades, sus arrugas, no las consiguieron vendiéndose al sistema patriarcal, tampoco porque se hayan rendido al machismo ni porque hayan claudicado, ósea cambiado su pensamiento de luchar por los derechos de como mujeres que somos, ellas son quiénes son porque no se han vendido, ni rendido, ni claudicado». Del mismo modo, les pidieron a las mujeres de juicio «respetar y saludar a las más jóvenes, sean adultas o niñas, porque a ellas también les toca esta lucha, y no les falta ni decisión ni compromiso».

Y recordaron que en el primer encuentro (2018), «nos comprometímos a que nos vamos a organizar en nuestro lugar, que ya basta de asesinadas, desaparecidas, humilladas, pero lo vemos que sigue más peor» (sic).

 

 

Participación de mujeres de todas las edades en el «II Encuentro Internacional de Mujeres que luchan»

Organización

Las compañeras insurgentas milicianas fueron las encargadas de la seguridad y la protección en el semillero, haciendo guardias en distintos puntos en los alrededores, además se contó con todas las comodidades dentro del encuentro, «también hemos hecho el esfuerzo para que tengas donde descansar, donde comer y donde asearte, tanto para el descanso, la comida y el aseo» comentó la compañera. Supimos que no nos podría pasar nada, dormimos tranquilas.

La organización de las zapatistas para ofrecer alimentos desde la primer hora y durante todo el día, fue impresionante, podías ver a las compañeras adelantar lo que se prepararía para el siguiente día; se limpiaban los baños desde muy temprana hora, y así tratábamos de mantenerlos durante el día. Fueron las encargadas de estar frente al micrófono y dar la palabra a quién quisiera hacerlo. Además cuidaron y sanaron a las compañeras accidentadas con una tremenda organización médica. Nunca fallaron. 

 

 

 

Las zapatistas se organizan en le preparación de la comida

 

En este segundo encuentro, a diferencia del primero, las zapatistas no organizaron ni talleres ni ponencias. El primer día fue dedicado a las denuncias “a denunciar la violencia que sufrimos” se abrió el micrófono a las denuncias, lo que hizo que no solo escucharan quienes estaban cerca, sino todas donde fuera que se encontraran dentro del semillero.

“aquí vamos a poder pasar y tomar la palabra, sacar nuestra rabia y nuestro coraje de todo lo que nos hacen, y todas vamos a escuchar con atención y respeto, nadie más van a escuchar lo que digamos, solo las mujeres que luchan que estamos aquí presentes. Lloren su coraje, griten su rabia y téngalo claro que al menos nosotras, las zapatistas, les vamos a hacer un lugar en nuestro corazón colectivo a través de todas nosotras, que estamos aquí decenas y miles de mujeres zapatistas, te acompañarán».

 

 

 

Mujeres durante un performance realizado en el «II Encuentro Internacional de Mujeres que Luchan» para recordar a las que ya no están

 

El día dos se dedicó a compartir las ideas, trabajos, experiencias y formas de organización  “para buscar los caminos para que se acabe esta pesadilla, dolor y muerte”. Las asistentes debimos juntarnos en mesas de discusión y repartirnos, ya fuera por grupos, por tema, intereses o similitudes. Lamentablemente el no tener muy claro hacia dónde íbamos y con quién, nos hizo perder tiempo en organizarnos, pero a pesar de eso se lograron conjuntar esfuerzos.

Para el tercer día se acordó que sería destinado a la cultura, el arte y la fiesta “para gritar de alegría y de fuerza; porque somos mujeres que sufren, pero también somos mujeres que se piensan y se organizan, sobre todo somos mujeres que luchan y así van a estar”.

Mujer realiza espectáculo con fuego

Las reflexiones

Como mujeres invitadas y que luchan, a modo de reflexión, debemos comprender que la repartición de actividades en los días fueron muy claros, era el organizarnos rápidamente, principalmente durante los dos primeros días, pues el tiempo apremia en movimientos sociales como el feminista.

Las mujeres zapatistas con su mensaje en este segundo encuentro, distinto al primero, nos hicieron la invitación a que fuera de autogestión y autonomía organizada desde nosotras, como mencionó Araceli Osorio en una entrevista que dio a las compañeras de Pie de página https://piedepagina.mx/mujeres-zapatistas-nos-vamos-a-defender-a-todas/

Por esa razón, es primordial comprender que en estos tiempos de  urgencia mundial, se tiene que avanzar a pasos agigantados  en la colectividad, siendo conscientes que todas las formas de lucha valen y son dignas de respeto. Poner especial atención en la práctica sobre el cuidado hacia la Madre Tierra y los recursos naturales que son para todos; y entendiendo que la lucha es también anticapitalista.

 

 

Escuchando las denuncias en el primer día del encuentro

 Aprovechar el tiempo en estos espacios que son un regalo, para realmente encontrarnos, comprendernos  y organizarnos, todo con el propósito de eliminar la violencia patriarcal y capitalista que nos mantiene sometidas, porque nos siguen asesinando, como bien mencionaron las compañeras zapatistas:

«…dicen que hay mucho avance en la luchas feministas, pero nos siguen asesinando; dicen que ahora las mujeres tienen más voz, pero nos siguen asesinando; dicen que ahora ya se toma en cuenta a a las mujeres, pero nos siguen asesinando, dicen que ahora ya hay más leyes que nos protegen a las mujeres, pero nos siguen asesinando; dicen que ahora es muy bien visto hablar bien de las mujeres y sus luchas, pero nos siguen asesinando; dicen que hay hombres que entienden la lucha de como mujeres que somos, que hasta se dicen que son feministas, pero nos siguen asesinando…«

 

Mujeres durante performance realizado en el «II Encuentro Internacional de Mujeres que Luchan» para recordar a las que ya no están

Después de escuchar las palabras de bienvenida y la llamada de atención para reflexionar sobre cómo detener la violencia ejercida en contra nuestra, me di a la tarea de observar lo que sucedía a mi alrededor, el amor con que las compañeras zapatistas nos recibieron, cobijaron y protegieron durante el encuentro, las historias terribles que mis compañeras nos contaron durante la denuncia, y empaparme de la empatía que surgía entre nosotras.

La resistencia, nos dió la oportunidad, durante tres días,  de encontrarnos, abrazarnos, escucharnos y entendernos en plena libertad y sin miedo. Y aunque nos sirvió para tomar las fuerzas necesarias en todo lo que todavía hay que enfrentar, pienso que aún nos queda por responder con hechos las preguntas que nos hicieron (¿Cómo te organizaste?, ¿qué hiciste?, ¿qué pasó?).

En la siguiente fotogalería, coloco algo de lo que viví en este encuentro, esperando puedan sentir la fuerza y energía que adquirimos entre todas, y que nos dará para seguir adelante con rabia y dignidad y cumplir nuestro acuerdo y compromiso de «mantenernos con vida y sin miedo»

Galería de fotos (da clic)

 

 

Sobre el Autor

Lilian Hernández

Diseñadora gráfica por profesión, fotógrafa por amor y activista por convicción. Licenciada en Diseño y Comunicación Visual (FESC, UNAM). Cofundadora del Colectivo Brigada Altavoz y promotora de proyectos como el Festival Tortillas con Chile y Brigada Informativa Altavoz. Comprometida con la vida social, ambiental y política de México, ha generado y colaborado contenido gráfico, digital y audiovisual para distintas acciones y movimientos sociales.