Select Page

Los despidos de cada sexenio

Los despidos de cada sexenio
Por: Emm Ro
Cada inicio de sexenio la burocracia mexicana renueva su plantilla en los puestos administrativos más relevantes de todas las instancias gubernamentales. Tan solo en el primer semestre del gobierno de Enrique Peña Nieto 131 mil 621 burócratas perdieron su empleo; según el gobierno entrante promete nuevamente generar estos empleos, pero ¿acaso serán para los que acaban de correr?.
Esta vez fueron trabajadores del Servicio de Administración Tributaria (SAT). La nueva jefa del organismo, Margarita Ríos-Farjat, argumentó que “la acción es parte de las políticas de austeridad del nuevo gobierno de México”. La liquidación de aproximadamente 2 mil trabajadores de esta instancia no son precisamente causa del gobierno de López Obrador, pues según el artículo 28 del Código Fiscal Federal, desde 2014 la contabilidad de las empresas deberá ser enviada por medios electrónicos, prescindiendo así, de cuando menos una tercera parte de los 35 mil 660 trabajadores que operan en el SAT.
Si bien la naturaleza de los despidos en la institución es más operativa, la forma en que se dan éstos por parte del SAT (quien obligó a los trabajadores a firmar su renuncia sin los pagos correspondientes de prestaciones y bajo amenazas) muestra una insensibilidad por parte de la nueva titular de la dependencia.
Aunque el mensaje del gobierno es dirigido a eliminar los puestos de la alta burocracia, no coinciden con el perfil de los despedidos, pues los salarios de los cesados van desde los 5 mil pesos mensuales, es por ello que los ex trabajadores de confianza, llevaron su inconformidad a las conferencias matutinas en Palacio Nacional. Ante ello, López Obrador prometió revisar el caso e indicó que su propuesta de austeridad no tocará a empleados de base sindicalizados.
Pero los despidos de cada inicio de sexenio también se dieron por parte del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), así lo deja ver el oficio 09 52 17 1000/ 113 emitido el día 11 de enero del presente año, en el cual se da la orden expresa del director de administración Pedro Mario Zenteno Santaella, de dar de baja a casi 70 trabajadores de confianza, hay que apuntar que Zentello también designa al personal que tomó cargo en lugar de los despedidos. Esto fue activado el 15 y 16 de enero, donde todas las áreas que fueron renovadas en personal, corresponden a divisiones económicas y administrativas del organismo.
Por su parte los trabajadores cesados, en una petición al director general del IMSS Germán Martínez Cázares, exigen que el procedimiento de liquidación de los funcionarios sea claro, pues de acuerdo al artículo 268 fracción VIII de la Ley del Seguro Social, estipula los requisitos para llevar a cabo el procedimiento de liquidación, además de que los movimientos de personal deben ser aprobados por la Dirección General. El personal citado en el documento, son testigos de no haber sido cesados bajo el debido proceso y quedando sus derecho, en decisión del director general del instituto.
Otras instancias de gobierno como es el caso del Instituto Nacional Electoral (INE), han reportado recortes de aproximadamente 70 plazas; el Instituto explicó que esto se debe a la duplicidad de actividades que se encontraron durante la reestructura organizacional; El Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) por su parte, declaró que un aproximado de 3 mil puestos de confianza serían dados de baja también con el argumento de los programas de austeridad del nuevo gobierno.
Además, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) reporta por lo menos 500 despedidos; la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER) antes la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SAGARPA) anunció que se eliminarán las 33 delegaciones agrupando solo 5 regiones productivas; y aun no se conoce el alcance total del personal que será cesado en las dependencias. La Cámara de Senadores anunció un despido de mil 949 de los cuales 55 son servicios técnicos, 220 mandos y 14 de personal de confianza.
Así mismo la Secretaria de Cultura ha pedido la renuncia de casi el 30% de los trabajadores de la Biblioteca Vasconcelos, quienes llevan hasta 10 años en el puesto; de este modo se abandonan programas que fueron consolidando con el carácter de promoción cultural dentro de la biblioteca, esto a pesar de que el apoyo al sector cultural fue una de las banderas de uso durante la campaña López Obrador.
Es claro que el nuevo gobierno busca retomar el control de las plazas operativas y de confianza de todos los organismos del Estado, sin valorar el funcionamiento de cada una de las instancias; de esta forma repite las conductas de los gobiernos anteriores, quienes designaban a sus nuevas plantillas y a pesar de que la constitución enmarca procesos definidos para la asignación de cargos, estos no son tomados en cuenta, pues se elige a toda la camaradería sin importar las cualidades y aptitudes para el puesto.
Sería importante ver por parte del gobierno todos los puntos respecto a la transición que cada sexenio deja un sinfín de involuntarios ex trabajadores; Por derecho es inminente que se les garantice una estabilidad laboral, recurriendo a un servicio público de carrera que garantice bajo aptitudes el derecho de continuidad y crecimiento laboral, con salarios justos y que no sean parte del botín de cada elección de 6 x 6; De esta forma veríamos que su intento de transformación del nuevo gobierno logre el cometido, no solo para las instituciones, sino también para la clase trabajadora en México.
Fuentes:

About The Author

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.