Seleccionar página

Foto Galería: Los mensajes del 8M

Foto Galería: Los mensajes del 8M

Ciudad de México 2020. El pasado 8 de marzo en la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, miles de mujeres mexicanas salimos a protestar en contra de la violencia de género y los feminicidios que han aumentado en el país de manera alarmante.

Por Lilian Hernández

Cuando llegué al monumento a la Revolución, eran aproximadamente las diez de la mañana. Los vendedores ambulantes comenzaban a rondar la plaza para ofrecer paliacates, dulces y cigarros . Fue un caluroso domingo enmarcado de color violeta.

Una mujer sostiene una bandera de México donde el color rojo que representa la sangre derramada fue intercambiado por violeta | 8M 2020 | Foto: Lilian Hernández

Nos fuimos por un momento y regresamos a la una de la tarde y ya había bastantes mujeres congregadas, se comenzaba a tornar difícil el acceso. Cuando llegamos frente al monumento, algunas compañeras comenzaron a realizar un hermoso performance que representaba a los elementos de la tierra y como éstos nos acompañan en la lucha, sanándonos y protegiéndonos.

La colectiva «La Quinta Trinidad» presenta un performance dedicado a la Tierra

La marea violeta

Cuando terminamos de organizar nuestro contingente me coloqué en la fila con la formación que sugirió la comisión de seguridad, pensé que sería rápida la salida hacia el caballito, pero estuvimos de pie esperando que el mar de mujeres comenzara a avanzar, estuvimos así por aproximadamente tres horas, ¡sí! ¡tres horas!. Éramos tantas que la emoción de vernos unas a las otras evitó que nos desesperáramos, ignorando hasta los calcitrantes rayos del sol.

Integrante de la Colectiva «La Quinta Trinidad» durante performance | 8M 2020 | Foto: Lilian Hernández

Aproximadamente a las cinco de la tarde comenzamos a avanzar, poco a poco nos fuimos integrando en la marea violácea, parecíamos miles de florecitas de jacarandas. Mujeres de todas las edades, madres con sus hijas, abuelas con sus nietas, organizaciones y colectivas, todas tomando el mismo rumbo, el destino: llegar hasta el zócalo capitalino, no sabíamos a qué hora, ni qué ocurriría en el camino y por más sed o cansancio que tuviéramos, permanecimos juntas, pues el objetivo estaba claro.

Cartel  durante performance | 8M 2020 | Foto: Lilian Hernández

No tengas miedo

En el llamado a la urgencia y la organización, miles de nosotras respondimos en las calles; muchas más se han organizado desde hace tiempo; y muchas otras han trabajado desde sus trincheras. Cada una a considerado como será su lucha con quien se siente a gusto para seguir trabajando, con qué ideología empatas para seguir resistiendo.

Aunque esta revolución comenzó hace mucho tiempo, es en la actualidad que las mujeres realmente nos hemos concientizado, al grado de unir fuerzas en distintos campos para defendernos de la violencia machista, estamos creando hermandad y empoderamiento, algo que pasa en el resto del mundo. Nosotras, la otra mitad, estamos despertando de un sueño aletargado y arrullado por el machismo, la violencia y un sistema patriarcal que aunque no lo creíamos nos tenía sumergidas en la inconsciencia y nos enseñaba a odiarnos entre nosotras para nunca organizarnos, pues bien sabe aquella minoría que tenemos la fuerza y el coraje para derrocarlos.

Integrante de la marcha| 8M 2020 | Foto: Lilian Hernández

Pero… ¿para qué seguir?

Por primera vez veo posible el acceso a una nueva politicidad y una nueva era social. Pero no viene por el Estado. Viene por las prácticas de las mujeres mismas, que son las guardianas del arraigo, del tejido de los vínculos. Y mi esfuerzo ahora es demostrar que esas prácticas de ese tejido del vínculo son políticas. En ese tejido se esconde una política distinta. Las marchas de mujeres no son como las de los sindicatos, partidos políticos o movimientos masculinos. Tienen otras características: son festivas, son lúdicas, son amorosas. Allí se generan amistades inmediatas, son físicamente próximas. Y todo eso genera vínculos, que son el soporte de la vida«. Rita Segato

Mujeres durante un performance realizado en el «II Encuentro Internacional de Mujeres que Luchan» para recordar a las que ya no están

La organización entre las miles que somos es fundamental. para poder crear colaboraciones. Es necesario conocernos entre nosotras, deconstruir el pensamiento y eliminar la idea errónea de odiarnos entre nosotras; si bien puede que no compartamos ideología política, siempre habrá algo en lo que estemos de acuerdo y ahí es a donde debemos aferrarnos fuerte y avanzar, ya sea para ser puentes entre otras mujeres o para colectivizarnos y apoyar las distintas problemáticas a las que nos enfrentamos y enfrentaremos desde nuestras trincheras.

Integrante de la Colectiva «La Quinta Trinidad» durante performance | 8M 2020 | Foto: Lilian Hernández espectáculo con fuego

Las reflexiones

Es un momento histórico el que estamos viviendo, y estoy tan impresionada con el gran trabajo de mis compañeras y colegas fotógrafas (@anayork, @sashe, @nayelee.cruz, entre muchas otras) por la forma en la que han reflejado su perspectiva visual sobre la legítima lucha feminista en México, ésa que algunos cuántos llaman «vandalismo» o «violenta» por ejercer nuestro derecho a alzar la voz, un digno acto de protesta que simplemente es una respuesta y una forma de expresión social, la mayoría de las veces colectiva contra la verdadera violencia patriarcal, ésa que es ejercida contra nosotras para demostrar poder. 

Mujer sostiene simbolo feminista color violeta | 8M 2020 | Foto Lilian Hernández

Quisiera concluir comentando que la lucha feminista que se ha venido gestando desde hace mucho tiempo es completamente legítima. Pues hoy, más que por derechos, estamos luchando por que nuestras vidas sean valoradas, que nuestras cuerpas sean respetadas y que las que ya no están obtengan justicia.

Hoy buscamos vivir tranquilas… vivir. Saber que vamos a regresar a casa sanas y salvas, tener seguridad de que nadie nos tocará o infundirá miedo sin importar cómo vayamos vestidas o que hora del día sea; trasladarnos a nuestros hogares sin miedo a que nunca lleguemos; compartir nuestra vida con cualquiera que sepa que existimos sin que dañe nuestra cuerpa o nuestra mente. Tener hijxs o no tenerlos sin violencia obstétrica o discriminación; ¡sabernos libres!, pero de verdad libres de elegir; ser respetadas, valoradas y bien remuneradas en nuestros empleos; no sentir las miradas lascivas en las calles; que como niñas podamos elegir sin sentirnos menos; en fin, puedo añadir un largo etcétera… para exigir y gritar… ¡quiero vivir en paz!.

«Juntas libres y sin miedo» | 8M | Foto Lilian Hernández

La resistencia, nos ha dado la oportunidad de encontrarnos, abrazarnos, escucharnos y entendernos en plena libertad y sin miedo. Y aunque nos sirvió para tomar las fuerzas necesarias en todo lo que todavía hay que enfrentar, pienso que aún nos queda por responder con hechos, con organización verdadera para cambiar nuestro entorno, ese que nos lacera.

En la siguiente fotogalería, coloco algo de lo que viví este 8M, esperando puedan sentir la fuerza y energía que adquirimos entre todas, y que nos dará para seguir adelante con rabia y dignidad y así cumplir nuestro acuerdo y compromiso que les hicimos a las hermanas zapatistas «mantenernos con vida y sin miedo»

Galería de fotos (da clic)

@sashe

@nayelee.cruz

@anayork

Sobre el Autor

Lilian Hernández

Diseñadora gráfica por profesión, fotógrafa por amor y activista por convicción. Licenciada en Diseño y Comunicación Visual (FESC, UNAM). Cofundadora del Colectivo Brigada Altavoz y promotora de proyectos como el Festival Tortillas con Chile y Brigada Informativa Altavoz. Comprometida con la vida social, ambiental y política de México, ha generado y colaborado contenido gráfico, digital y audiovisual para distintas acciones y movimientos sociales.