Select Page

¿Feminicidios en el Estado de México?

¿Feminicidios en el Estado de México?

Ciudad Juárez, Chihuahua, una de la ciudades fronterizas con Estados Unidos, comenzó su crecimiento económico basado en la industria maquiladora a principio de la década de los 90’s, esta actividad albergaba a un gran número de mujeres de bajos recursos o migrantes que ofrecían su mano de obra que ayudara en el sustento de su familia.

Es a partir de 1993 que los encabezados de los diarios locales podía encontrarse casos como el de Gladis Janeth Fierro de 12 años, raptada en mayo de ese mismo año y encontrada sin vida, violada y estrangulada; con este caso se da inicio con el fenómeno que se conocería como “Las muertas de Juárez”.

Estudios independientes concluyeron que comprende el periodo de 1993 a 2014, se registraron alrededor de mil 530 feminicidios en la ciudad fronteriza, por tal motivo fue declarado como el lugar más peligroso del mundo para las mujeres. La impunidad y la falta de justicia se han hecho presentes hasta el día de hoy en Ciudad Juárez y prácticamente en todo el país.

Los feminicidios se han extendido por todo el territorio nacional, 20 de 32 entidades han solicitado a la Secretaría de Gobernación la activación de la Alerta de Violencia de Género, pero solo ha sido activada en dos entidades, el Estado de México y Morelos.

En el Estado de México cálculos realizados muestran que del 2005 al 2011 se habían cometido mil 997 casos, pero en el sexenio de Enrique Peña Nieto como gobernador de la entidad (2005-2011), los feminicidios fueron en aumento mostrando un mayor grado de brutalidad, calculando que al final de su mandato ocurrieron 922 feminicidios sin que la justicia tocara a los culpables.

El gobierno mexiquense no quizo hacer ningún pronunciamiento al respecto, ni mucho menos hablar del tema, Eruviel Ávila Villegas en mayo del 2014 declaró cuando era gobernador de la entidad, se refirió a que había “cosas más graves que atender” más graves ¿qué los feminicidios?.

Además, a principios del 2016 en un discurso que dio enfatizó: “que se escuche fuerte y claro, en el Estado de México no queremos que la muerte tenga nombre de mujer, ni una más, hay que unirnos, sumar fuerzas y hacer un frente común para castigar cualquier actitud que violente a las mujeres”, aunque en la práctica, fue hasta finales de julio del 2015 cuando se decretó la alerta de género en solo 11 municipios de los 125 que conforman el Estado de México, dicha alerta a resultado un fracaso rotundo.

Alejandro Gómez Sánchez procurador de Justicia del Estado de México indicó que del primero de enero al 23 de septiembre del 2016 se han registrado 176 feminicidios en tierras mexiquenses, estamos hablando que la media es de casi un feminicidio por día. Diversas organizaciones hacen mención que ya van 200 feminicidios en la entidad sobre lo que va del año (2016).

Ahora si sumamos a todo esto la pésima o nula atención que brindan las agencias de ministerios públicos y procuraduría estatal, las malas condiciones en las que se realizan las investigaciones y el desinterés de aquellos personajes que no tienen la voluntad de resolver los casos de violencia de género y en particular los feminicidios, podemos decir que simplemente les vale mierda.

Uno de esos personajes es la maestra Dilcya Samanta García Espinoza de los Montero, quien en 2011 fue suspendida de la PGR por reprobar el examen de control de confianza. A partir del 2014 se desempeñó como subprocuradora de la atención de delitos vinculados a la violencia de género de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México. El mayor logro en este cargo es haber impulsado la campaña “No dejemos que las arranquen de nuestras vidas”, que al igual que la Alerta de Género en el Estado de México, ha resultado un completo fracaso.

Los feminicidios no son una problemática en ciertas regiones como Ciudad Juárez o el Estado de México, se han extendido a lo largo y ancho de Latinoamérica. A primera mitad de octubre del 2016 en Argentina, se han registrado 19 feminicidios, el caso más destacado es el de Lucía Pérez por la saña y brutalidad con que se llevo a cabo atroz crimen.

Casos como el de Lucía, dio pie al que el pasado 19 de octubre se llevara a cabo la Primera Huelga General de Género en donde la consigna fue “En tu oficina, escuela, hospital, juzgado, redacción, tienda, fábrica o donde estés produciendo, nosotras paramos, ¡basta de violencias machistas! ¡Vivas nos queremos!”

Organizaciones tanto de México como de Chile replicaron la acción, tomando las calles con acciones como “Ni Una Más, Ni Una Asesinada Más”, recordemos que el pasado 24 de abril del 2016, se dio una marcha difundida con el hashtag #24A, en donde miles de mujeres se dieron cita desde la explanada de Ecatepec para exigir a las autoridades la aplicación de las medidas efectivas para disminuir y erradicar los feminicidios, culminando la protesta en la “Victoria Alada” mejor conocida como el Ángel de la Independencia.

En la movilización del #24A se evidenciaron casos como el de la profesora Carmen Zamora, quien se encuentra en un proceso penal, ya que fue víctima de intento de feminicidio por parte de su ex pareja y agresor, el cual se encuentra recluido en el penal de Chiconautla Ecatepec por tal delito, pero producto de un amparo que interpuso la defensa del acusado, podría quedar en libertad, cabe mencionar que Carmen teme por su vida.

Podemos concluir que una cosa son los discursos, campañas y alertas y otra es la realidad, donde se muestra el grado de indefensión hacia las mujeres por parte de todos los niveles gubernamentales y de ciudadanos con educación machista tradicional.

About The Author

Lilian Hernández

Diseñadora gráfica por profesión, fotógrafa por amor y activista por convicción. Licenciada en Diseño y Comunicación Visual (FESC, UNAM). Cofundadora del Colectivo Brigada Altavoz y promotora de proyectos como el Festival Tortillas con Chile y Brigada Informativa Altavoz. Comprometida con la vida social, ambiental y política de México, ha generado y colaborado contenido gráfico, digital y audiovisual para distintas acciones y movimientos sociales.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.