Select Page

¿En puerta una verdadera reforma educativa o más de lo mismo?

¿En puerta una verdadera reforma educativa o más de lo mismo?
El pasado 25 de febrero del año en curso, se instaló un plantón de docentes fuera del Palacio Legislativo de San Lázaro en la CDMX y con ello inicia una serie de protestas anunciadas por la CNTE para presionar al Congreso decancelar en serio la Reforma Educativa PEÑISTA. El actual presidente prometió en campaña hacerlo, pero el magisterio democrático no confían en que suceda y hay razones para su desconfianza.
  1. Al designar a Esteban Moctezuma Barragán como futuro secretario de educación, las luces rojas del movimiento magisterial se encendieron. En el país hay muchos especialistas en educación con mejores credenciales y que sobre todo, mostraron con contundencia su rechazo a esa política educativa, además de formar parte de los sectores democráticos y progresistas. Y Obrador decide poner en tan estratégica posición a alguien que fue secretario de Gobernación de Ernesto Zedillo, ex presidente neoliberal ortodoxo y priísta; Barragán fue participante de una u otra forma de la avergonzante intentona gubernamental para apresar a la comandancia zapatista en 1995.
  2. En términos educativos, desde la organización Empresarios por la Educación Básica, promovió la reforma educativa impulsando la intromisión de conceptos empresariales en la educación, en el mismo tenor que lo hizo Mexicanos Primero. Para ellos, según lo siguen difundiendo en su portal de internet, las escuelas deben funcionar como empresas, tuteladas por la iniciativa privada. . (www.exeb.org.mx). Ellos son quienes propusieron la autonomía de gestión, cuyo objetivo era que las escuelas se hicieran cargo de su sostenimiento.
  3. EL 14 de Enero, pasado, el diario la Jornada da cuenta de que la OCDE sostenía reuniones con la Secretaría de Educación Pública para “impulsar una nueva ley de educación superior”. Entre otros aspectos, la OCDE recomienda al nuevo gobierno “vincular el sistema educativo con las demandas del mercado laboral, involucrando al sector privado con las universidades, retomar la “certificación” la calidad de los programas educativos por parte de un organismo autónomo. ¿Algo más señores?
  4. En la iniciativa de ley para modificar los artículos constitucionales relacionados con la educación presentada por el presidente el 13 de Diciembre del año pasado, se propone sustituir al Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), por el Centro para la Revalorización del Magisterio y la Reforma Continua de la Educación, en cuyo Consejo consultivo participarán docentes “distinguidos”, madres y padres de familia reconocidos por su contribución a la mejora educativa, representantes de “organizaciones civiles” que laboren en la materia además de investigadores y expertos. Este organismos emitirá estándares e indicadores de los resultados de “certificación” (!!!!!!!) de maestros, autoridades e instituciones. Detrás de términos como excelencia, evaluación, certificación, organizaciones civiles, estándares, etc. se mantienen descafeinados pero latentes, los rasgos esenciales del modelo educativo neoliberal: una visión empresarial de la educación, cargada de la ideología empresarial, burguesa. La evaluación y la eufemística “excelencia” sostienen una visión tecnocrática de la educación. La educación cosificada, alejada de su dimensión humana, atada a estándares y criterios de excelencia, que desconocen la diversidad del hombre y su circunstancia. Donde la pedagogía es un bonito adorno de discursos, pero que estorba a la hora de diseñar procesos estandarizados.
  5. La derecha se ha rehecho, recompuesto, aglutinándose para el debate educativo tras las siglas de RED: educación y derechos, de la que es parte Mexicanos Primero, y auto declarados representantes de la sociedad civil los “académicos e investigadores” que basan con su presencia y datos para sostener “científicamente”, que hay que seguir con el modelo educativo anterior, a la defensa del INEE de continuar sujetando la educación a los estándares que se dictan desde quién sabe qué oficina de la trasnacional OCDE. Y suman a su causa al conglomerado variopinto de partidos de la oposición.
El actual Congreso tiene mayoría del partido Morena; muchos de sus diputados y senadores provienen del magisterio democrático, de los movimientos sociales, de las luchas electorales democráticas, pero también hay chapulines políticos, representantes de lo peor de la cultura política. Este conglomerado político parlamentario ya ha dado muestra que la líneales ha hecho votar a muchos legisladores en sentido contrario a su trayectoria.
Por eso, hacen bien los maestros en desconfiar, en no dormirse en sus laureles, en mantener la movilización social como método de lucha. Esto apenas comienza.

About The Author

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.