Seleccionar página

El teatro: la verdad que no peca, pero incomoda

El teatro: la verdad que no peca, pero incomoda

 Ciudad de México. La obra de teatro «Por Jodidos y Hocicones. Mataron a los actores» tendrá sus últimas presentaciones este mes.

El fin pasado me decidí a visitar a uno de mis amigos en uno de sus trabajos como actor. Hace un tiempo que no asistía a una obra de teatro y pude recordar lo hermoso que es la expresión y comunicación ideas y sentimientos que nos trasladan a una catarsis entre el espectador y el actor, es adentrarnos al mundo real de una forma didáctica y entretenida en donde la manifestación artística aporta a la sociedad un punto de vista sobre la importancia histórica y actual de lo que vive una comunidad.

Esta es el segundo trabajo que veo de mi amigo Rodrigo Ostap, la primera obra fue “La Hijas del Cardenal en: Mojadas Power” una estupenda puesta en escena de sátira política que narra la historia de dos hermanas cantantes que deciden probar suerte en los Estados Unidos y encontrar al gígolo que las ha dejado en la ruina; platican las peripecias que viven en esa travesía por medio de canciones de humor que nos recuerdan nuestro sentir social; las actuaciones, el guión y el vestuario es una exquisita unión para pasar un buen rato.

Pero en esta ocasión, fui invitada a ver la puesta en escena de “Por jodidos y hocicones. Mataron a los actores”, una graciosa, entretenida y muy reflexiva obra. Nos cuenta la historia de tres personajes que se encuentran muertos y en el limbo, sujetos que no recuerdan quienes fueron y porqué están en ese lugar.

El Compadre, El Compita y Este Güey (como se hacen llamar), fueron valientes cómicos que se ganaron la vida y la muerte escenificando historias de vergüenza nacional. Ambientada en la época de la revolución mexicana, la puesta nos lleva a reconocer acontecimientos de nuestra historia política pasada y actual. Una hora y media de actuación que tuvo de todo, risas, reflexión, encanto y un nudo en la garganta que casi me lleva al llanto.

“Yo creo que la política es como el teatro pero con un elenco deplorable. Yo estoy seguro que si un día de estos yo o alguno de ustedes es desaparecido, habrá un grupo de pinches necios que no paran de gritar e inflamarse hasta que salga por su boca mi nombre” Dijo El Compita

Fue una noche increíble que me hizo entender que el teatro, como otras artes, son importantísimas para el desarrollo humano, la concientización y la empatía. “Por Jodidos y Hocicones mataron a los actores”, me hizo reír y sentir cuando en un momento escuché tan retumbantes palabras que me llegaron al corazón:

“No importa que nos encierren, callen o desaparezcan. El teatro es efímero como nuestras vidas, pero el teatro conduce a la verdad el teatro convierte el pasado y el futuro en presente. Por eso amamos tanto el teatro por qué el teatro… nos hace libres”

El teatro: la verdad que no peca pero incomoda

Hoy en día, decenas de lugares que imparten arte (principalmente teatro) se encuentran en peligro de desaparecer, ya que no cuentan con presupuesto para su mantenimiento o para el pago de los mismos actores y su personal, por la falta de publicidad y de interés del público por los eventos, hacen que esta actividad artística tan importante para el desarrollo social, pueda desaparecer.

Teatro Sergio Magaña en resistencia

El Teatro Sergio Magaña, recinto que fue sede para disfrutar de “Por Jodidos y Hocicones, mataron a los actores”, hoy se encuentra en resistencia para no ser uno de los tantos teatros que desaparecen. Es lugar hermoso y simbólico ubicado muy cerca del metro San Cosme en la colonia Santa Maria la Ribera, que se sostiene del público asistente a sus funciones y de su amable personal que nos acoge maravillosamente para adentrarnos a las historias que ahí se presentan.

“Este señores es el teatro del pueblo es el teatro donde les clavamos la larga y a veces curvada… Guadaña con la forma de la carcajada, es la verdad que no peca pero incomoda” En escena, El Compita

 

 Chequen la cartelera, pues quedan pocas funciones y ¡no se la pueden perder!:

Por jodidos y hocicones. Mataron a los actores

 

 

 

Sobre el Autor

Lilian Hernández

Diseñadora gráfica por profesión, fotógrafa por amor y activista por convicción. Licenciada en Diseño y Comunicación Visual (FESC, UNAM). Cofundadora del Colectivo Brigada Altavoz y promotora de proyectos como el Festival Tortillas con Chile y Brigada Informativa Altavoz. Comprometida con la vida social, ambiental y política de México, ha generado y colaborado contenido gráfico, digital y audiovisual para distintas acciones y movimientos sociales.