Seleccionar página

Cultura; el falso plan de la 4T.

Cultura; el falso plan de la 4T.

EL pasado 5 de diciembre Alfonso Suarez del Real secretario de cultura hizo mención sobre la incapacidad con la que contaba la secretaria debido a que fue rebasada para ejercer en tiempo y forma los pagos de los distintos programas y actividades; 333 colonias Talleres Artes y Oficios Comunitarios (TAOC) Fabricas de Artes y Oficios (FAROS) Grandes Festivales donde participan más de 300 colectivos artísticos entre otros.

Las políticas culturales de la administración de Claudia Sheimbaun dieron luz a una serie de programas sociales encaminados a generar conciencia sobre el derecho a la cultura en la Ciudad de México, la creación de los Puntos de Innovación, Libertad, Arte, Educación y Saberes (PILARES) fue la réplica por toda la ciudad del programa “Cultura Comunitaria” que llevo acabo  durante su administración en la alcaldía Tlalpan. 

PILARES se echó a andar Con una inversión de Aproximadamente 500 millones de pesos para poner en operación los centros; 220 millones en becas para promotores educativos, 120 millones para promotores y talleristas de cultura y alrededor de 60 millones de pesos para promotores deportivos. 

Una idea que se ve genial desde la postura propagandística, pero si bien el fin era dar cobertura al derecho a la cultura como lo anuncio el Secretario de Cultura local Alfonso Suarez del Real, hubo un detallito que no se tomó en cuenta y es que este derecho a la cultura iba a terminar durante el primer año de gestión con la idea de derecho laboral de todos aquellos Artistas que transmitirían su conocimiento al pueblo para hacer realidad el derecho a la cultura en la ciudad, pues todos aquellos quienes participaron en el primer año de actividades son solo becarios sin ningún derecho laboral, sin seguridad social y sin prestaciones.

Por un lado parece ser un buen apoyo para los artistas pero por otro se está dejando al descubierto la parte fundamental y es que al gobierno no le interesa tener agremiados laborales que le puedan hacer  exigencia de nada más que de su apoyo o beca que es a lo único a lo que se han comprometido, esto quedó asentado durante las reuniones de talleristas con coordinadores de Cultura en Av. De la Paz, donde siempre se hizo hincapié en que no había ningún contrato laboral para exigir algún derecho. ¿entonces es válido cuestionarnos sobre cuál es el cambio de la 4T si aún se sigue fomentando la precariedad laboral?

Este 23 de diciembre después de la movilización de “becarios de cultura” en palacio nacional nuevamente Suarez del Real en un comunicado se comprometió a agilizar los procedimientos de pagos al sector cultural, uno de sus Apartados anuncia el día 27 de diciembre la presentación de un nuevo esquema de contratación, mientras que en un último redundante párrafo  menciona que por medio de la secretaria de finanzas y la secretaria de cultura  del gobierno de la ciudad harán un pronunciamiento “ en torno a la voluntad  del gobierno para garantizar los derechos culturales de la comunidad artística” evadiendo con “derechos culturales” lo que de verdad se exige que son Derechos laborales para la comunidad artística.